Energía Renovable 2019

  • por ER
Energía renovable en 2019

El uso de energía renovable aumentó a nivel mundial 3,7% en 2019.

El suministro de electricidad a partir de energía renovable representó la mayor parte del crecimiento, debido a políticas de estímulo y caída de costos de tecnología. También influyó su mayor utilización en el transporte y la producción de calor.

Durante 2019, la generación global de electricidad a partir de energías renovables aumentó 440 TWh, un crecimiento de 6,5% interanual.

Combinado con un débil crecimiento de la demanda de electricidad, el 2019 marcó la primera vez que la energía renovable superó el aumento total de la generación de electricidad, en un contexto de expansión económica mundial.

El crecimiento interanual de la generación de energía renovable fue del 6,5%, más rápido que cualquier otro combustible, incluidos el carbón y el gas natural.

La participación de energía renovable en el suministro eléctrico mundial alcanzó el 27% en 2019, el nivel más alto jamás registrado.

La energía eólica, la energía solar fotovoltaica y la energía hidroeléctrica, representaron en conjunto más del 85% del crecimiento de energía renovable, complementado principalmente por la bioenergía.

China, una vez más, lideró el camino aumentando 190 TWh en generación de electricidad basada en energía renovable en (más del 40% del total mundial).

La Unión Europea e India registraron aumentos interanuales de 40 TWh y 30 TWh respectivamente.

Brasil registró el cuarto aumento más grande en la producción renovable, con una mayor generación de energía hidroeléctrica.

Energía eólica.

La energía eólica aumentó aproximadamente 150 TWh, aumentando su participación en el suministro de electricidad del 4,7% al 5,2%.

La Unión Europea, China y USA lideraron el crecimiento de la producción eólica combinando la puesta en marcha de proyectos off-shore y on-shore.

Las adiciones de capacidad eólica de China superaron 25 GW en 2019.

Tanto en la Unión Europea como en USA, la aceleración de los incrementos de capacidad se debieron a que se acercaban los plazos definidos en las políticas de incentivo, el objetivo de la Unión Europea para 2020, y el vencimiento del crédito fiscal a la producción (PTC) de USA.

Energía solar fotovoltaica.

La generación de energía solar fotovoltaica aumentó 130 TWh a nivel mundial, solo superada por la eólica, alcanzando 2,7% del suministro eléctrico.

El crecimiento interanual de la energía solar fotovoltaica del 22% superó con creces el de la energía eólica.

El sudeste asiático experimentó un fuerte crecimiento en generación de energía solar fotovoltaica, impulsado por Vietnam, que implementó 6 GW.

La energía solar fotovoltaica representa casi el 3% de la matriz eléctrica mundial.

Energía hidroeléctrica.

La energía hidroeléctrica contribuyó con 100 TWh al aumento global en generación de energía renovable, elevando su participación en el suministro de electricidad al 16%.

2019 fue un año húmedo, lo que impulsó la producción de energía hidroeléctrica en varios mercados clave.

En China, Brasil e India, la energía hidroeléctrica aumentó más en 2019, que el promedio de diez años, debido a la disponibilidad de agua y a nuevos proyectos.

En cambio, USA y la Unión Europea vieron disminuir la producción de energía hidroeléctrica en aproximadamente un 7% cada uno.

Bioenergía.

La generación de electricidad a partir de bioenergía aumentó un 8%, manteniendo su participación mundial en el suministro de electricidad en aproximadamente el 2,5%.
El crecimiento fue impulsado principalmente por nuevos proyectos en China, gracias al objetivo de política del país de 23 GW para 2020.

En la Unión Europea se completaron proyectos de biomasa a gran escala en el Reino Unido, los Países Bajos y Dinamarca.

Además de la actividad en el sector eléctrico, el consumo de renovables aumentó casi un 8% en el transporte en 2019.

En Brasil, mercado líder de biocombustibles, aumentó 13% la producción de etanol.

El refuerzo de las políticas de apoyo a los biocombustibles de producción nacional en China también apoyó el crecimiento del consumo de biocombustibles.

El calor es el mayor uso final de energía antes del transporte y la electricidad, y representa la mitad del consumo de energía final mundial.

Los usos tradicionales de biomasa sólida, de baja eficiencia e impactos negativos para la salud, socioeconómicos y ambientales, todavía constituyen la mayor parte del uso de bioenergía en calefacción.

Energía solar térmica.

La energía solar térmica utilizada principalmente en pequeños calentadores de agua solares domésticos en el sector residencial aumentó en 2019. Sin embargo, el crecimiento se ha desacelerado debido a la reducción de la construcción, la saturación del mercado, la competencia tecnológica y la eliminación gradual de los incentivos.

Fuente:
IEA

Deja un comentario